Primer trimestre de embarazo (síntomas y amenaza de aborto)

miércoles, 21 de junio de 2017

Hola a tod@s!!
Vuelvo al blog después de mucho tiempo y con las mejores noticias que podría tener. ESTOY EMBARAZADA!! Pasamos ya la semana 24, pero hasta hoy no me había animado a escribir un post explicando mi primer trimestre de embarazo, ya por el título entenderéis el motivo.
El primer trimestre va de la semana 1 a la 13 y es de todo lo ocurrido durante ellas lo que os explico en estas lineas. Me enteré de la buena noticia el 2 de febrero, que después de 9 días de retraso, decidí a realizarme la prueba. ¿Por qué tardé tanto? Soy de reglas muy irregulares, por lo que, ese retraso no era alarmante. Obviamente, el bebé es deseado, pero no pensaba que lo fuésemos a conseguir tan pronto.

¿Qué noté durante estas primeras semanas?
  • Sueño: Noté un sueño excesivo (sin saber que estaba embarazada y ni sospecharlo) durante la primera semana de la falta. Yo no soy de quedarme dormida viendo la televisión, pero durante esa semana me quedé dormida varias veces en el sofá. No lo relacioné con el embarazo hasta que no me hice la prueba. Después todo se normalizó, es verdad que me acostaba antes y dormía mejor, pero no andaba durmiéndome por las esquinas como se suele decir.
  • Náuseas: Comenzaron en la semana 6, durante la cual tan solo me entraban pocas arcadas recién levantada, que fíjaros te llegan a hacer hasta gracia. Pero a finales de la siguiente semana (la 7 exactamente), comencé a tener mucha angustia durante toda la tarde, hasta que alrededor de las 9, como si fuese un reloj, habiendo cenado o no, vomitaba. Estas náuseas, angustias y mareos empezaron a extenderse a lo largo de todo el día, con un malestar general horrible, pasé a vomitar varias veces al día y esto me duró todo el primer trimestre y más. Pero tranquilas, que todo esto tarde o temprano pasa, y después no se le da tanta importancia. Es un síntoma de embarazo y mientras que las tienes sabes que todo marcha, aunque en el momento cueste verlo así. Siempre pensaba que no quería parecer enferma en vez de embarazada, pero realmente lo estaba. Tantas náuseas, vómitos y mareos (debido a la tensión muy baja) no me dejaban hacer vida normal.
  • Dolor de vientre: Notaba dolor en la tripa, muy similar al dolor de la regla. Incluso un día llegué a llorar de dolor. Era un dolor muy fuerte como si de un retraso se tratase. De hecho yo pensaba que se trataba de eso. Cada vez que "me tendría que bajar la regla" noté esa sensación de dolor y como si fuese a venir.
  • Granitos: Otro síntoma por el que pensaba que la regla estaba por venir, era que como siempre, tenía algún granito en la cara, por lo que yo la esperaba como todos los meses, pero no vino y los grano tampoco se fueron durante este primer trimestre. Cosa que con el esfuerzo de los vómitos solo hizo que empeorar. Pero tranquilas, que también se acaban yendo.
  • Peso: Durante el primer trimestre no cogí ni un gramo, incluso yo creo que perdí algo, debido por supuesto, a las tan temidas náuseas. No tenía mucho apetito debido a la angustia y después, que parte de lo que comía iba fuera. Así que esto lo enlazo con los antojos, que la verdad que conforme estaba, no se me antojaba nada ni dulce, ni sabroso, ni rico. Lo único que me apetecía comer era algo fresquito y sin mucho sabor.
  • Pecho: Noté durante las primeras semanas ya, un aumento bastante notable del pecho. Yo creo que fue el primer cambio importante de mi cuerpo. Respecto a que se vuelven más sensibles, a mi personalmente, teniéndome que venir el periodo me molestaban un poco, cosa que con el embarazo no me han dolido, solo los he notado crecer y crecer sin parar jajjaja
Paso a relataros, de la manera menos dolorosa para mí, la amenaza de aborto. Todo comenzó el día 20 de febrero, tenía cita con la matrona, la primera de todas, en la que te realizan la cartilla de embarazo, te pesan por primera vez, te miden... esa visita en la que estás una hora de reloj, básicamente, contestando preguntas. 

En cuanto terminé de la cita me incorporé al trabajo y a las dos horas de estar allí, cuando fui al aseo, observé que había manchado un flujo rosado oscuro y me asusté muchísimo (imaginaros, el corazón me iba a 1000 por hora). Recordé que la matrona me había dicho que ante cualquier situación de manchado, no perdiese el tiempo acudiendo a ella, si no que fuese al hospital ya que ella no disponía de maquinaria para comprobar que si todo marchaba bien.
Así que hice eso, llamé a mi marido y a mi madre y me fui corriendo al hospital. Iba muy muy asustada, mi madre iba intentando animarme todo el camino pero yo solo podía acordarme de todas las chicas que conocía que habían perdido a su bebé y de mi madre mismo, que antes de tenerme a mi hermano y a mí, comenzó como yo pero acabó perdiéndolo. 

Al llegar, pasé por admisión y después de tres cuartos de hora de espera que parecieron días, por fin pasé (yo sola, no dejan acompañante), estuve explicando a las ginecólogas exactamente como fue el manchado y pasaron a la exploración. Ese minuto, durante el que la ginecóloga mira con atención la pantalla ya que está buscando a tu bebé dentro, porque claro es tan pequeño, se hace eterno, pero por fin giraron la pantalla y le vi por primera vez: ahí estaba, perfecto, se veía latir con fuerza su corazoncito.

Me explicaron que podría deberse a tener el cuello del útero sensible, así que me recomendaron reposo sexual y físico durante dos semanas. Me aclararon que no volviese hasta que el manchado fuese como el de una regla, vamos que a no ser que lo perdiese, no fuese allí a hacerles perder el tiempo.

A la mañana siguiente acudí a primera hora al médico de cabecera para que me diese la baja de dos semanas y ya de paso, volví a la matrona a comentarle lo que me había pasado y llevarle la baja. Me dijo claramente que eso era una amenaza de aborto y me preguntó si me habían recetado algún medicamento. Yo claramente le dije que no, ya que no sospechaba que hubiese algo para poder "frenar" este manchado. Me fui a casa a continuar con el reposo, al rato fui al baño y.... otra vez! 

Pero este segundo manchado fue muchísimo más exagerado, más color sangre e incluso caía al agua del WC. Entre lágrimas, pensando que todo acababa ahí, obviamente volví al hospital. Tras una espera similar de la del día anterior, volvió a ser mi turno. Especifiqué otra vez al grupo de ginecólogos como había sido esta vez el sangrado y pasaron a la exploración. Esta vez el espéculo salió lleno de sangre y yo no tenía esperanza ninguna, pero otra vez apareció en la pantallita mi bebé latiendo con fuerza. Tras la exploración, esta vez me dijeron que me iban a mandar tratamiendo, Progesterona vía vaginal dos veces diarias hasta la semana 12 y que continuase con el reposo.

Tan solo salí un día de la semana 9, que acudí a realizarme una ecografía por la privada, por escuchar una segunda opinión. Tardé unas dos semanas en ir, primero por el reposo, y segundo, como las ecografías son vaginales, no me fiaba mucho. En esta consulta, me dijeron que realmente había pasado, era que tenía un hematoma en el útero, que siguiese con el reposo y la progesterona, ya que con algún esfuerzo, se podría desprender y pasar lo peor. Imaginaros con el susto que realizas cualquier movimiento!!

Así que hasta que me realizaron la ecografía de la semana 12, mi vida se redujo a cama y sofá, pero hay que mirar el lado bueno, al final todo se quedó en un susto y me sirvió para descansar como en la vida lo había hecho. Pero a decir verdad, se hacen los días eternos, estás muy baja de ánimos, las horas no pasan, estás dándole vueltas a todo, miras en internet y todo son malas experiencias... La gente tan solo parece que se mete en los foros para contar lo malo, por eso también quería dejar constancia de mi experiencia en las redes, ya que aquí, si llegan a leerlo podrán tener un rayito de esperanza. Aquí la diferencia entre las ecografías de la semana 9 y la 12, es increíble!!! En tres semanas hay que ver lo que crecen :)



                                        

Esto ha sido un pequeño resumen de esas 12 primeras semanitas!! Espero no haberos aburrido mucho. Besos y hasta el siguiente post.