Viajar a Marrakech con un bebé

miércoles, 27 de marzo de 2019

Hola!!

En esta entrada al blog os voy a contar un poco como me organicé para realizar este viaje con Jorge, así como tips y consejos en general.



Lo que más me preocupaba era el tema de la comida, así que decidimos facturar una maleta y poder llevar así la cantidad de potitos necesarios. Siempre come papillas elaboradas por mí, pero era un caso excepcional y decidí esta opción. Si hubiese sido en otro país me hubiese decantado por pedirle algo de comer o cenar en el restaurante pero al usar allí tantas especias lo descartamos. También me llevé yogures que no necesitaban frío y leche en bricks de 200ml con las galletas y/o cereales.

En el aeropuerto, las personas que viajamos con niños tenemos un trato preferente a la hora de pasar los diferentes controles por lo que las esperas son más cortas. A la hora de subir al avión también, pero nosotros preferimos hacerlo de los últimos para que Jorge estuviese el menor tiempo posible sentado, ya que pronto empezaba a aburrirse su entretenimiento favorito era abrir y cerrar continuamente la bandeja del asiento y era un poco molesto para la persona que estaba sentada delante.

Puedes llegar hasta la misma puerta del avión con el carrito del bebé (que sea totalmente plegable) y te lo dan en cuanto sales del avión. Esto fue así en los cuatro vuelos que cogimos, a excepción de nuestra llegada a Marrakech. Justo en este vuelo Jorge se había quedado durmiendo, al salir no nos lo dieron, nos dijeron que lo debíamos recoger junto al equipaje. Me tocó recorrerme el aeropuerto con el niño en brazos, pasar el control de inmigración y demás... imaginaros mi espalda!! Así que si os pasa, exigidlo!

Hasta los dos años de edad, no ocupan asiento y pagan un tanto por ciento reducido del billete que hayan adquirido los padres. Al subir te dan un chaleco salvavidas a usar en caso de accidente y un cinturón de seguridad que se engancha al de la persona que lo lleva. Con este billete tienen derecho a equipaje de mano (no más de 8kg) y un bolso con lo necesario para el vuelo: agua, su comida, biberón... No os lo quitan, le hacen un control diferente a pasarlo por el escaner pero os lo dejan subir.

¿Cómo llegar del aeropuerto al riad?
Hay diferentes opciones, se puede ir en bus (si eres de los aventureros es el ALSA19), taxi no se recomienda pagar más de 150 DH, unos 15€ o en transfer (traslado privado). Nosotros usamos esta última opción, la cual ofrecen los riad al realizar la reserva. Nos lo ofrecieron por 15€ y como estaríamos recién llegado aún no dominaríamos el arte del regateo como para conseguirlo a buen precio. A la vuelta, el riad nos pidió un taxi y nos lo consiguió por 100 DH, así que nos ahorramos unos eurillos.


¿Dónde alojarte?
Fuera de la medina (la ciudad amurallada) existen hoteles típicos occidentales e incluso de los de todo incluido, pero ya que se viaja a esta ciudad tan diferente a lo que estamos acostumbrados lo bonito es hacerlo en un riad. Un riad es una casa típica marroquí, con un patio interior en el que en el centro suele haber una fuente o alberca, y alrededor se encuentran cada una de las habitaciones individuales con su propio baño. Tiene todas las comodidades de un hotel.



La mejor zona para elegir el Riad, es cerca de la plaza Jemma El Fna, ya que es la que se encuentra en el centro de la medina y la zona que más ambiente turístico tiene. De esta forma lo tendremos todo más cerca.


¿Qué visitar en Marrakech?
Nosotros estuvimos desde el sábado a mediodía hasta el martes que salimos pronto por la mañana. Hay bastantes cosas a visitar pero sí que es verdad que sentí que nos sobró un día. Pero si vais solos o con niños un poco más mayorcitos os recomendaría hacer algunas de las excursiones: dormir en el desierto, cascadas de Ouzoud, Chefchauen (el pueblo azul)...

- Palacio de la Bahia: Me recordó muchísimo a la Alhambra, sobre todo la primera parte de la visita.


- Palacio Badí: Estuvimos en la entrada pero finalmente no entramos, ya que el precio había subido y al ser un Palacio en ruinas totalmente en el que solo había muros y naranjos plantados decidimos prescindir de la visita.
- Jardines de la Majorelle: Visita obligada! Son unos jardines muy bonitos, pero está muy masificado, tanto que no se termina de disfrutar. Por lo que os recomiendo que lo visitéis a primerísima hora de la mañana.





- Tumbas Saadies: Normalmente hay bastante cola en el interior para poder ver las má bonitas que son las de los niños.




- Medersa de Be Youssef: Lleva cerrada un año por remodelación y me quedé con muchas ganas de visitarla la verdad.

- Jardín Secreto: Un lugar donde estar tranquilo y desconectar un poco del caos de la ciudad, pero sinceramente, es totalmente prescindible. Si vais con niños y queréis que puedan correr un rato con total libertad, es un buen lugar.




- Plaza Jemma El Fna: Una plaza enorme con mucha vida que cambia totalmente del día a la noche. No estuvimos mucho por ella ya que la mayoría de personas locales que hay ahí viven de lo que le pueden sacar a los turistas ya sea mostrando los animales los cuales los tienen un muy malas condiciones, queriéndote vender cosas... Lo mejor de esta plaza es tomar algo en sus maravillosas terrazas y ver el atardecer.



- Plaza de las Especias: Me encantó esta plaza, mucho más pequeña y tranquila que la anterior, en la que se venden muchísimas especias y artículos hechos a mano.

Antes de ir me estuve informando de los precios de las entradas a todos los sitios a visitar en Tripadvisor, pero todos habían subido, no sé si fue por ser temporada alta.

¿Dónde comer?
Hay gran variedad de oferta. En la mayoría de restaurantes puede disfrutar de la tradicional cocina marroquí pero siempre hay algo un poco más occidental para los más delicados. Yo os voy a recomendar los sitios en los que estuvimos:

- Café des Epices: Estuvimos tomando un café y otro día cenando. Nos gustó mucho. La mejor zona es la terraza.


- Nomad: Intentamos cenar o comer en la terraza de este restaurante en repetidas ocasiones pero siempre estaba lleno. Al final, yendo muy temprano a la hora de la comida conseguimos una mesa. Está muy bueno todo pero es un poco caro en comparación con el resto de sitios, pero la verdad que merece la pena por la calidad, tranquilidad y vistas. Si queréis ir sobre seguro lo mejor es reservar. (Ubicado en la plaza des Espices)



- Cantina des Grazelles: Es un local pequeño y la comida esta muy buena. Otro sitio que como no reserves es casi imposible conseguir mesa.

- Kosy Bar: Tenía ganas de comer comida italina y decidimos entrar en este maravilloso restaurante, con una terraza preciosa y magníficas vistas. También disponían de comida típica marroquí. (Está ubicado en la plaza Des Ferblanteries entre el palacio Badi y el palacio de la Bahia)



En la calle así como en la Plaza Jemma El Fna podemos encontrar puestos con comida así como mercadillos con fruta y demás, pero no me llamó mucho la atención la calidad de sus productos, por lo que preferimos ir sobre seguro y no consumir nada de estos sitios. Yo recomendaría evitar también comprar zumos naturales de este tipo de puestos.
En ninguno de estos sitios hay trona, por lo que echamos en falta habernos llevado una trona de viaje...

¿Cómo moverte y orientarte por Marrakech?
Íbamos a prácticamente todos los sitios a pie y nos orientábamos con la aplicación Maps.me que no necesita conexión a internet. Yo la llevaba preparada previamente con los sitios que queríamos visitar, sitios para comer, nuestro riad... por lo que era más sencillo aún crear las rutas.
Por ejemplo para ir al Jardín de la Majorelle sí que cogimos un taxi. Es muy importante que cerréis previamente el precio y tener claro cuánto debéis pagar, porque si no se aprovecharán pero bien. Nosotros del Palacio Badi al Jardín de la Majorella pagamos 40 DH, que es lo que nos recomendaron en el riad. Algunos te dirán que no, pero siempre hay alguno que lo hace.

¿Mochila o carro?
Nosotros nos llevamos una silla ligera y no me arrepiento para nada. Vimos a muchos papás que llevaban la mochila portabebé, pero Jorge ya pesa 12 kilos y resulta bastante difícil llevarle cómodamente.
Además, allí las temperaturas son elevadas y pienso que sudaría en exceso y no estaría del todo cómodo. Cómo os he comentado anteriormente allí caminas mucho y si tienes que ir todo el rato con el bebé a cuestas...
Luego, por otro lado, Jorge pasaba grandes ratos durmiendo tranquilo en su silla mientras que paseábamos, casi que prefiero que descanse tumbado que en la mochila. Pero esto ya es una elección personal de cada uno.
Sí que es verdad que echábamos en falta el carrito solamente para subir a las terrazas a comer y/o tomar algo, pero bueno, como la silla era muy ligera la plegábamos y listo!





Creo que os he resaltado lo más importante, pero si echáis en falta cualquier cosa o alguna duda a título personal intentaré despejaros dudas dentro de mis posibilidades ;)


Vistiendo paredes con Posterlounge

domingo, 24 de marzo de 2019

Hola a todas!

Como ya sabéis me gusta mostraros siempre contenido variado e interesante, que os pueda servir de ayuda o inspiración en la vida diaria. Pues bien, hoy os traigo un poco de deco ;)

Llevo viviendo en esta casa 2 años y medio y todavía tengo las paredes "un poco desnudas", así que buscando por internet me topé con la web Posterlounge, una tienda online con más de 100.000 láminas, pósters, pinturas, fotografías e ilustraciones que puedes encargar en el tamaño y formato que más se adecue al estilo de tu casa (metacrilato, aluminio, fórex, madera, lienzo, vinilo...) Personalmente, he optado por el formato fórex para que sean ligeros a la hora de colgar y no tener que agujerear la pared.

Si quieres comenzar a decorar alguna estancia o simplemente darle un pequeño cambio, en Posterlounge tienen infinidad de láminas con las que darle un nuevo aire a nuestra casa. Puedes filtrar por estilos, colores, estancias... que aún así no te viene la inspiración, te recomiendo que te pierdas entre sus maravillosas propuestas, estoy segura que te toparás con alguna lámina que signifique algo especial para ti.

El vestidor es la estancia que más abandonada tengo, ya que cuando estaba a medias con su deco me quedé embarazada de Jorge y mis prioridades cambiaron totalmente. Ahora que está todo un poco más estable, quiero retomar su decoración. Para el vestidor me gustan los motivos cargados de estilo y personalidad, y quien mejor que la Audrey Hepburn. Lo mio con esta lámina en blanco y negro fue amor a primera vista.





La cocina la tenemos decorada en tonos tierra, por lo que estuve buscando láminas con motivos en estos tonos. Y como el papi es un amante del café pues lo tuvimos claro!!




Por último, la habitación de Jorge es la zona de la casa que más me gusta, pero aún así, le faltaba algo en las paredes, por lo que buscando en la categoría de láminas infantiles vi estas que me parecieron super dulces y que iban totalmente con la tonalidad de su habitación. Siguiendo el método Montessori todo debe estar a su altura así que las colocamos bajitas y cerca de su escritorio.




Espero que os hayan gustado estas ideas!

¿Por qué apostar por una camita montessori para nuestros peques?

lunes, 4 de marzo de 2019

Hola a tod@s!

Este ha sido el tema elegido por vosotr@s para esta semana, la verdad es que es un tema muy interesante: LAS CAMITAS MONTESSORI



Últimamente escuchaba mucho hablar del método montessori, como maestra conocía su aplicación en los centros pero no en este sentido. Indagando fui conociendo como se aplicaba y las ventajas que conllevan a la hora del desarrollo de los más peque de la casa, por lo que decidí llevarlo a cabo con Jorge y compramos nuestra camita montessori. La verdad que si lo hubiese conocido antes, lo hubiese intentado aplicar desde el nacimiento.

Su principal característica de estas camitas es la altura. Son muy bajitas, prácticamente está colocada al ras del suelo. Su diseño puede variar mucho pero si os digo una cama tipi o una cama casita, seguro que os viene a la mente exactamente a lo que me refiero. Últimamente en redes sociales las vemos muchísimo y a su vez, están inundando las tiendas.

Una vez que tenemos clara como es, me gustaría explicaros un poco los beneficios que conlleva su uso:

- La principal ventaja es que estimulan la autonomía e independencia de nuestros peques, ya que al estar prácticamente a nivel del suelo pueden bajar y subir de ella cuando necesiten, adquiriendo así una mayor autonomía ya que no tienen que estar dependiendo de nosotros para poder hacerlo. También pueden ser, por ejemplo, más independientes en la toma de decisiones, ya que pueden acostarse cuando tengan sueño.

- También son seguras: con estas camitas es muy poco probable que se hagan daño al bajar ya que la altura es prácticamente inexistente.

- Fomentan el aprendizaje. Al contrario de lo que pasa con las cunas, este tipo de camas facilitan la libertad de movimiento (no están encerrados entre barrotes) y la posibilidad de descubrir su entorno sin necesitar nuestra ayuda (aprendizaje autónomo).


Quizá os surja otra duda: ¿Cómo y cuándo comienza a usarse?

Siguiendo la metodología Montessori, un bebé puede comenzar más o menos a partir del cuarto mes de vida.
Si de momento usamos otros métodos nocturnos como el colecho, el moisés, la cuna o la minicuna, podemos introducir este método mediante la utilización de una colchoneta en el suelo con el objetivo de tenerlo vigilado mientras duerme la siesta o mientras juega con sus juguetes. Cuando nuestro peque esté listo para gatear o de sus primeros pasos, ya podemos usar la cama en si.
Cuando el bebé comience a gatear, podrá tener su primera cama Montessori. De hecho, en esta etapa es cuando más aprovecharán tener una cama a ras del suelo. Hay diseños que tienen una cómoda apertura a un costado para que el bebé pueda acostarse y levantarse cuando lo desee.
Si comienzas a usarla cuando el niño sea capaz de caminar con soltura, por lo que ya será más grandecito, elegiremos una cama un poco más elevada, pero siempre debe permitirle subir y bajar solo


Hoy en día hay habitaciones para bebés realmente preciosas, pero lo cierto es que la gran mayoría están pensadas para gustar a los padres, y no para ser cómodas y prácticas para los bebés. Esto en muchos aspectos está muy bien, aunque este método trabaja con la idea de que una habitación para bebés es un espacio para los pequeños, y debe ser interesante, agradable, cómodo e inspirador para ellos.
Montessori cree en una filosofía infantil que pone al bebé en el centro de todas las decisiones, así que para aplicar esta metodología, no basta con colocar una camita de este tipo. Lo debemos complementar siguiendo diferentes tips que harán la habitación esté adaptada a sus necesidades:
     - Colgar cuadros decorativos a su nivel.
     - Estantería bajas con variedad de libros.
     - Sillas adaptadas a su altura (yo a esto he añadido un pupitre)
     - Burrito para la ropa o perchero.
En resumidas cuentas la sencillez es una máxima en este tipo de educación Montessori.

Podéis encontrar camitas de este tipo en multitud de tiendas y para todos los bolsillos. Os hago una breve selección.

Esta de Ikea está genial ya que dependiendo de la base que apoyes en el suelo la cama queda más alta o más baja adaptándola fácilmente a la edad del peque.





No soy una experta en el tema, pero dentro de mis conocimientos he intentado transmitiros lo mejor que he podido todo lo que sé. En breve realizaré un post de como tengo adaptada la habitación de Jorge a esta metodología. Espero haberos ayudado!!